Lechuga de mar en tempura con salsa de soja

Lechuga de mar en tempura con salsa de soja

Ingredientes (De 8 a 10 unidades)

  • 110 gramos de harina para tempura preparada.
  • 15 gramos de lechuda de mar deshidratada ALGA PATAGONIA.
  • Agua.
  • Sal.
  • Salsa de Soja (u otra) para acompañar.

Elaboración

Primero pondremos 15 gramos de lechuga de mar deshidratada en remojo durante 5 minutos en agua con una pizca de sal que habremos disuelto previamente antes de introducir las algas.
Una vez finalizado el tiempo de remojo, sólo las escurrimos bien.
Posteriormente procedemos a elaborar la tempura tal como indica el envase. En nuestro caso, para 110gr de harina para tempura preparada necesitamos 150 centímetros cúbicos de agua fría. Batimos la mezcla con un batidor o tenedor, pero nunca con una batidora o minipimer. No es necesario batir demasiado, lo suficiente para que se homogenice la mezcla. Le echamos una pizca de sal. Debemos utilizar la masa inmediatamente, por lo que una vez homogenizada procedemos a introducir la Lechuga de Mar y mezclamos. Tomamos porciones con una cuchara y freímos las piezas en aceite muy caliente. Se recomienda no echar muchas piezas a la vez para evitar que se enfríe el aceite. Freiremos durante 2—3 minutos hasta que la masa se expanda y se dore. Se recomienda servir y consumir lo antes posible para evitar que la masa pierda cuerpo.
Esta receta se presenta con salsa de soja, aunque está muy buena si se sirve con otras salsas como agridulce, guacamole, salsa verde (ajo perejil y aceite) o mayonesa.

Alga wakame

Alga wakame

Undaria pinnatifida, así se llama realmente el alga Wakame, esta especie es nativa de Japón y se registró su ingreso a nuestro país en 1992, probablemente con el arribo de algún barco. Está dispersa por la costa argentina desde Playas Doradas (Rio Negro) hasta Puerto Deseado (Santa Cruz).
Rica en proteínas de alta digestibilidad, sales minerales, calcio, magnesio, fósforo, yodo y fibra.
Propiedades:
Adelgazar
Se utiliza frecuentemente en dietas adelgazantes, no aporta grasas, su contenido en calorías es muy reducido y su aporte de yodo estimula el metabolismo. El ácido algínico que contiene provoca un efecto saciante y ayuda al tránsito intestinal.
Osteoporosis
Es rica en calcio, por lo que su ingesta está indicada en personas que sufren osteoporosis o que requieren una especial ingesta de calcio, como en el caso de niños o menopausia.
Remineralizante
Gracias a su riqueza en sales minerales, es un excelente revitalizante, sobre todo después de haber realizado cualquier tipo de esfuerzo o desgaste físico. Además de calcio y yodo, también es rica en hierro y potasio.
Inmunoestimulante
Gracias a su aporte de vitaminas y minerales antioxidantes, tiene un efecto de regeneración celular y contribuye a mantener el organismo en plena forma para defenderse frente a agentes infecciosos. Es rica en vitamina C, vitamina A, vitamina B1,B2 Y B3.
Depurativa
Es un gran depurativo, ya que ayuda a limpiar la sangre y depurar el sistema circulatorio.
Sistema nervioso
Su riqueza en vitaminas del grupo B es especialmente efectiva para regular los estados nerviosos agitados.
Alga Wakame en la Gastronomía:
El alga wakame es una de las más fáciles de incluir en la dieta, pues su preparación tan solo requiere el remojo del alga durante tres minutos. Esto facilita su incorporación a cualquier tipo de platos en el último momento. Recuerda, eso sí, no utilizar mucha agua para remojarla, ya que sus propiedades pasan al agua, y conviene añadir al plato el alga con el agua utilizada para remojarla.
Estas son algunas sugerencias:
Puedes consumirla sola, simplemente remojada, o puedes tomarla en forma de caldo, hervida en agua durante unos minutos obtendrás una sopa muy revitalizante.

Las sopas adquieren un sabor y una textura excelente cuando se les incorpora unas hojas de alga wakame, ya que son extremadamente suaves y delicadas.

Puedes añadirla a todo tipo de ensaladas. De hecho, una de las mejores maneras de incorporarla todos los días a la dieta es en una ensalada en el centro de la mesa.

En platos de verduras, ya sean cocidas o en forma de puré. Tienes dos opciones: añadirla una vez que hayas colocado las verduras en el plato o incorporarla en el último momento de cocción de las verduras.
Cualquier tipo de plato con vegetales, legumbres o cereales, sofrita con cebolla para pastas, empanadas, pizzas, croquetas, albóndigas etc.

Puedes añadirla a las galletas de arroz, untarla encima como si fuera lechuga.
Hacer pesto y diferentes salsas.
Cocinar con pescado o carnes estofadas.