Ulva lactuca, así se llama realmente el alga marina comestible conocida comúnmente como lechuga de mar por tener largas hojas de color verde, muy parecidas a las hojas de la lechuga.

Su crecimiento se produce en las zonas intermareales, creciendo en los peñascos y descubriéndose durante la marea baja. Está presente en casi todos los mares del mundo.

Propiedades:

Es rica en proteínas (50 veces más que las espinacas), calcio, fosforo, hierro, magnesio, vitamina A (dos veces más rica que la col), B3, B9, C (diez veces más rica que la naranja).
Siendo desintoxicante, antioxidante, astringente, anti parasitaria.
Gracias a sus propiedades es utilizada en la industria farmacéutica y cosmética.

La lechuga de mar en la gastronomía

Muchas de las especies de la lechuga del mar son un alimento muy conocido y popular en muchos lugares donde crecen como son Gran Bretaña, Irlanda, Escandinavia, China, Japón y por supuesto en nuestra Patagonia.
Aunque es algo dura en crudo, puede ser consumida al natural (en ensaladas), tostada y hervida. Puede agregarse en panes, cocinar con pescados y carnes estofadas, guisos, sopas y salsas diversas.
Por suerte si queremos empezar a consumirla, es muy fácil encontrar a través de la red multitud de recetas que nos ayudarán a integrarla en nuestra alimentación.