El alga wakame es una de las más fáciles de incluir en la dieta, pues su preparación tan solo requiere el remojo del alga durante tres minutos. Esto facilita su incorporación a cualquier tipo de platos en el último momento. Recuerda, eso sí, no utilizar mucha agua para remojarla, ya que sus propiedades pasan al agua, y conviene añadir al plato el alga con el agua utilizada para remojarla.
Estas son algunas sugerencias:

  • Puedes consumirla sola, simplemente remojada, o puedes tomarla en forma de caldo, hervida en agua durante unos minutos obtendrás una sopa muy revitalizante.
  • Puedes añadirla a todo tipo de ensaladas. De hecho, una de las mejores maneras de incorporarla todos los días a la dieta es en una ensalada en el centro de la mesa.
  • En platos de verduras, ya sean cocidas o en forma de puré. Tienes dos opciones: añadirla una vez que hayas colocado las verduras en el plato o incorporarla en el último momento de cocción de las verduras.
    Las sopas adquieren un sabor y una textura excelente cuando se les incorpora unas hojas de alga wakame, ya que son extremadamente suaves y delicadas.
  • Cualquier tipo de plato de vegetales, legumbres o cereales aceptan perfectamente el sabor y la textura del alga wakame.
  • También puedes añadirla a las galletas de arroz añadiendo algunas hojas, como si fuera lechuga.
    Otra idea es añadir el alga a la pasta, albóndigas, croquetas o empanados.