Tal vez pueda resultar extraño el hecho de comer algas, pero debemos saber que para los habitantes de ciertos países como Japón, China y Corea, el alga forma una parte importante en la dieta diaria. El exceso de grasas, colesterol y calorías en nuestra alimentación occidental, promueve la búsqueda de nuevas alternativas alimenticias y que nos inclinemos hacia las costumbres nutricionales orientales. Hay estadísticas que indican que en estos países existe un menor índice de muerte por infarto y enfermedades coronarias, y sin duda esto se debe a que tienen una alimentación sana.

Pero más allá de estas estadísticas, podríamos señalar que estos vegetales marinos contienen abundantes vitaminas, minerales, proteínas y una mínima cantidad de grasas, transformándolo en un alimento ideal en dietas para adelgazar. Poseen vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, C y vitamina E dependiendo de la variedad.

Son mucho más ricas que los vegetales terrestres en minerales como Yodo (que garantiza el equilibrio de las glándulas endocrinas), Hierro (encargado de evitar la anemia), Calcio (para fortificar los huesos, uñas, piel y cabello), Fósforo, Potasio, Cobalto y Magnesio.

La riqueza en clorofila que poseen las algas, activan las enzimas del cuerpo que intervienen en la asimilación de nutrientes para transformarlo en energía, ayudan a purificar la sangre e incrementar la formación de hemoglobina, evitan la contracción de los vasos sanguíneos y aumentan el rendimiento físico.

No te prives de sus beneficios!!